Pasión por la rítmica. Turismo deportivo en Guadalajara.

El fin de semana del 10 al 12 de mayo se celebró la World Challenge Cup RG 2019 en el Palacio Multiusos de Guadalajara, siendo el cuarto año consecutivo que se celebra en Guadalajara.

Fue un fin de semana superimportante para mí, ya que, desde pequeña lo he practicado y lo he seguido. Este deporte consigue emocionar a todo el mundo, ya sea de una manera u otra. No se puede explicar lo que se siente, la sensación es tan bonita y a la vez tan nerviosa…

Veo lo increíble que es y lo poco que está valorada la gimnasia rítmica en el mundo del deporte. En este deporte se demuestra el trabajo de muchísimos meses, el sacrificio, las horas de entrenamiento y todo esto se demuestra en un minuto y treinta segundos. A veces sale mal y a veces sale bien.

El momento de las competiciones de conjuntos es un momento único e  increíble. Permite ver como todas las gimnastas son una, y si falla una fallan todas. La colaboración, confianza y todo el esfuerzo se demuestra.

2

Este año ha sido el más emotivo de todos ya que ha sido el último año que se celebra en Guadalajara, pero a la vez me llevo un bonito recuerdo, en la categoría de conjuntos Bulgaria quedó primera y pude disfrutar ver como subían las gimnastas al podio a por sus medallas y a su vez escuchar el himno nacional búlgaro.

Por otra parte, pude ver a mis gimnastas favoritas. El mundo de la gimnasia siempre te deja marcado con grandes gimnastas olímpicas como Almudena Cid y Margarita Mamun, entre otras.

Marieta Dimitrova Stoyanova

Anuncios

Guadalajara

Qué bonito viajar y poder conocer destinos nuevos, diferentes y poco peculiares. Lo que necesitamos es viajar y enriquecernos de nuevas culturas y de distintos ambientes. Ambientes que nos llenen de alegría que nos marquen en nuestras mentes y así siempre recordarlos.

Qué maravilloso es poder recorrer sus calles empezando por el Paseo de las Cruces, un largo paseo donde podremos caminar tranquilamente, lleno de árboles verdes y agradables personas.

1

Al final del largo paseo encontraremos la Plaza de Santo Domingo en la que podremos observar frente a nosotros la iglesia de San Ginés (actualmente en obras).

La iglesia de San Ginés, construida en el siglo XVII, se encuentra situada al sur del casco antiguo de la ciudad en la Plaza de Santo Domingo.

4

Continuando con nuestro recorrido, iremos a ver una estatua en la otra acera de la plaza de Santo Domingo.

Siguiendo visitando la ciudad y descubriendo cada uno de sus rincones, vamos a parar a uno de los parques más populares de Guadalajara: el Parque de la Concordia. Podemos decir que es uno de los más grandes de la ciudad, en el que cada tarde está lleno de gente paseando y tomándose algo en alguno de sus bares, ya que, en el paseo cuenta con una gran variedad.

Después nos adentraremos en unas de las calles más largas, populares y transitada de la ciudad de Guadalajara, la Calle Mayor. Cuenta con una gran variedad de tiendas, restaurantes y bares. Es perfecta para poder disfrutar de un sitio tranquilo con calles estrechas, gente diferente, gran ambiente y probar la gastronomía guadalajareña.

Por último, al terminar de caminar y visitar la maravillosa Calle Mayor nos encontraremos con el monumento más emblemático de la ciudad de Guadalajara: el Palacio del Infantado. Es un palacio de estilo gótico isabelino con elementos del renacentista, construido a finales del siglo XV. Es Bien de Interés Cultural.

Claudia Torre Requena

Oporto, un lugar mágico

El pasado 21 de abril, tuve la oportunidad de visitar la encantadora ciudad de Oporto.

Nos levantamos el domingo a eso de las 7 de la mañana para ponernos rumbo hacia el aeropuerto, ya que, nuestro vuelo salía a las 9 de la mañana. Llevaba mucho tiempo sin montar en avión así que estaba un poco nerviosa.

IMG-20190507-WA0013

Tardamos una hora en aterrizar y en cuanto llegamos, fuimos en busca de nuestro hotel para dejar todo el equipaje y empezar a visitar la ciudad.

Lo primero que visitamos fue la Capilla de las Almas, que me pareció muy bonita debido a su fachada de azulejos azules, que representan la vida de San Francisco de Asís.

Después seguimos con la Iglesia de los Clérigos,  donde tuvimos que subir más de 200 escalones para llegar a la azotea. ¡Qué vistas tan maravillosas!

IMG-20190507-WA0017

20190421_125236

Seguimos con la estación de San Bento, que personalmente a mí me pareció superbonita, ya que, era diferente a las demás estaciones de tren que estamos acostumbrados a ver. Estaba decorada también con azulejos azules que representan la historia de la ciudad.

La Iglesia de San Francisco, la Catedral de Oporto y la alucinante tienda de sardinas fueron nuestros siguientes destinos, destacando esta última, ya que me pareció increíble entrar a una tienda de sardinas tan peculiar. Estaba decorada como si estuvieras dentro de una película y había miles de latas de todos los tipos y años, donde tenías la oportunidad de degustar alguna de ellas.

IMG-20190507-WA0015

Del segundo día me quedo con la oportunidad que tuvimos  de montar en barco, en teleférico, funicular y en un autobús turístico que nos hizo una ruta por la zona más lujosa de Oporto y donde pudimos apreciar el mar.

Después de comer, fuimos a Café Majestic, ya que, habíamos oído hablar muy bien de esta cafetería. Su fachada de mármol ya nos llamó la atención, pero su interior aun más. Era un sitio lujoso, muy bien decorado. Parecía una cafetería del siglo XX, destacando en el medio un gran piano que lo hacía un lugar aún más lujoso. Eso sí, hay que tener en cuenta sus precios, ya que son demasiado elevados.

Para finalizar el segundo día, conocimos Vila Nova de Gaia, una ciudad que está al otro lado de Oporto, donde tendrás que cruzar el Puente Don Luis I para visitar esta ciudad  y sus famosas bodegas.

InShot_20190424_211252499

Para acabar este viaje, al día siguiente fuimos a ver el Mercado de Bolhao, que recomiendo que visitéis el último día, ya que, encontrareis muchos regalitos para llevar a familiares y amigos por un precio económico.

20190423_133148

A continuación visitamos la Librería Lello, una de las librerías más bellas del mundo, por su valor histórico y artístico, y porque su decoración interior sirvió de inspiración para la saga de Harry Potter, de ahí sus millones de visitas.

El Palacio de La Bolsa fue lo último que vimos antes de irnos. Fue una visita guiada y una de las mejores que se pueden realizar en Oporto, ya que te cuentan hechos muy interesantes del lugar y te van enseñando las salas que componen este palacio, terminando en la Sala Árabe que ¡te dejará sin palabras! Una cosa curiosa es que la primera persona que compraba los tickets para esa hora elegía el idioma, así que era recomendable llegar los primeros.

20190423_122018

Después de comer, nos dirigimos de nuevo al hotel a recoger nuestras maletas y nos fuimos al aeropuerto donde nos esperaba nuestro vuelo de vuelta a España.

Oporto me pareció una ciudad que, a pesar de su antigüedad, tiene un encanto que todo el mundo debería conocer, ya que cada rinconcito por el que pases tiene su parte especial y mágica.

Sara Bermejo Jiménez

Las Pozas del Aljibe (Guadalajara)

Para mi última entrada en este blog no quería perder la oportunidad de mostraros uno de mis rincones naturales favoritos en la provincia de Guadalajara, se trata de las Pozas del Aljibe situadas muy cerca de la Sierra de Ayllón.

Para visitarla debemos desplazarnos hasta un pequeño pueblo llamado Roblelacasa,  bastante precioso porque están todos sus edificios realizados de pizarra, como todos los de la zona, conocidos popularmente como los Pueblos de la Arquitectura Negra.

Una vez que nos encontramos en el pueblo, para desplazarnos hasta las pozas tenemos que seguir un camino que nos llevará hasta estas, hay que destacar que el camino se encuentra en todo momento bien señalizado y es apto para todo tipo de edades. Es muy usual encontrarse con novillos campando a sus anchas por los laterales del sendero en el tramo más cercano al pueblo, pero no hay de qué preocuparse puesto que estos son mansos.

El camino desde el pueblo a las pozas no nos debería llevar más de una hora, siendo interesante antes de llegar a ellas visitar el Puente de Matallana sobre el río Jarama, para el cual no hace falta que nos desviemos del sendero.

Una vez que llegamos a las pozas, no hay nada mejor que contemplar esa belleza de la naturaleza mientras reponemos energía con algún bocadillo o snack. También será el momento de sacar la cámara de fotos para inmortalizar el momento en uno de los lugares más bonitos y desconocidos que tenemos en la provincia en mi opinión.

La mejor época para visitar este enclave es sin duda la primavera, siendo el momento en el que más gente las visita. No obstante, en verano también es interesante hacer la ruta, siempre con una buena protección contra el sol y sin olvidarnos del bañador, ya que podemos aprovechar para darnos un refrescante chapuzón en las pozas.

Adrián Hildago Mateo

De cómo me enamoré de Sintra y su Palacio

Todo comenzó el 20 de septiembre de 2018 durante nuestro viaje a Portugal. Ese día, nada más levantarme, miramos las hojas con las excursiones que nos tocaba realizar, y vimos que por la mañana iríamos a un pueblecito llamado Sintra. Ante mi ignorancia, no paraba de preguntar ¿Y a Lisboa cuándo vamos? ¿Y a Oporto?. Era una excursión que, la verdad, no me apetecía nada. Yo quería conocer esas dos ciudades de las que todo el mundo hablaba.

Pero al llegar allí toda mi perspectiva cambio.

Al llegar a Sintra, lo primero que hicieron fue darnos tiempo libre hasta después de comer, puesto que íbamos con una guía y ese día era su día libre. Mi madre y yo empezamos visitando su pueblo y todas las tiendas que están ubicadas en sus calles tan estrechas y florales.

Terminado esto, mi madre miró las cosas que nos faltaba por hacer, la más importante era la visita al Palacio Da Pena. Empezamos subiendo andando la carretera por la que accedían los coches, nos quedaba un poco más de la mitad del camino (llevamos 45 minutos andando), hasta que un coche nos paró y nos dijo; ‘’Existe un autobús para poder subir al Palacio sin hacer este recorrido de valientes’’. No quedó tiempo para que mirase a mi madre y la dijese: ‘’ Una bajada es mejor que una subida, vamos a cogerlo’’.

Una vez abajo, cogimos el autobús, cuyo precio es de 5 euros y puedes bajarte en todas las paradas del camino, todas las veces que quieras. Ya llegados a la puerta principal por la que se entra a los jardines del Palacio, hay que esperar una cola enorme para poder coger las entradas, cosa de la que tampoco nos enteramos bien, puesto que en la Oficina de Turismo se pueden comprar sin espera alguna. El precio es alrededor de 12 euros, en mi caso que llevaba el carnet joven.

Nada más entrar a los jardines, te sumerges en un entorno de cuento gracias a sus lagos, cascadas, grutas subterráneas… pero a la vez, cada paso que vas dando te encuentras con pequeños edificios que parecen sacados de una película de terror, y esto es debido a que estos edificios están relacionados con la alquimia, los templarios y los ritos místicos.

Llegados a la cima, no podía dejar de quitar la mirada al Palacio Da Pena. Este palacio es declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad. Lo más espectacular es la fusión de estilos arquitectónicos que tiene, sus colores tan llamativos y sobre todo lo bien conservado que está. Dentro del palacio, lo que podemos ver son las habitaciones decoradas de época, ya que, fue una de las principales residencias de los Reyes de Portugal durante todo el siglo XIX, pero no se puede hacer fotos de ellas.

 

Otros lugares de interés que podéis visitar en los alrededores son los siguientes:

4

Castillo de los Moros (os lo recomiendo sobre todo por las vistas que podéis apreciar desde él y puesto que está rodeado de 400 murallas y 5 torres, impresiona muchísimo).

Otros:

Palacio Nacional de Sintra, Quinta da Regaleira, La Fuente Morisca y el Museo de Jugetes.

Y hasta aquí el día de cómo me enamoré de Sintra y su palacio. Una excursión que la volvería a repetir muchas veces más, eso sí, ¡cogiendo el autobús desde el principio!

Cristina Pérez Ortega

Un día en Toledo

Toledo siempre ha sido una ciudad que me ha fascinado y poder volver a visitarla ha sido un placer, sobretodo con buena compañía y un tiempo magnífico. Vamos a hacer un repaso de esta ciudad Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Lo primero, hemos podido divisar toda la ciudad desde el Valle, con unas espectaculares vistas desde donde se puede apreciar perfectamente la fachada del Alcázar.

Más tarde el autobús nos ha dejado en la entrada de la ciudad para comenzar así con nuestra visita. Hemos tenido la suerte de preparar en parejas los monumentos que íbamos a visitar para explicarlos al resto de la clase.

Hemos empezado con la Plaza de Zocodover, donde hemos  podido disfrutar de sus calles llenas de vida  y ha sido un placer. Estaba llena de comercios, los cuales ayudan al fomento del turismo y, como no, haber podido ver sus famosas espadas. ¡Algunas de las usadas en Juego de Tronos son de Toledo!

3

Ojalá volver otro día y perderse e inundarse de la magia que transmite esta ciudad.

La Catedral me ha encantado. Es muy fácil encontrarla, su torre sobresale por los edificios. Aunque su fachada es preciosa, el interior no tiene desperdicio alguno.

Lo mejor de esta ciudad es la historia que la compone. La mezcla de culturas y el respeto entre ellas es algo tan bonito de ver…

Me ha encantado volver a Toledo y descubrirla más a fondo con nuestro trabajo de ¨guías¨.

6

Paola Pavón Puente

Tenerife

¡Tenerife no es solo el Teide!

Fui a Tenerife hace tres años y quedé asombrada por el contraste de paisajes que pude observar: en el sur, playas extensas con arenas finas y mucho sol, en el norte, frío y playas pequeñitas.

Empecé mi ruta en Las Caletillas, Candelaria, un pequeño pueblo costero en el este de la isla en el que destacan sus casas coloridas y su pequeña playa de piedras.

1

2

Después, seguí mi camino hacia El Médano, lugar caracterizado por su gran viento, ideal para practicar deportes náuticos como el windsurf. Además, dispone del chiringuito más famoso de la isla, El Chiringuito Pirata, el mejor lugar para tomar algo junto a la playa. Por el camino, hice varias pausas para recorrer los diferentes senderos que ofrece la isla.

Continuamos por los acantilados de Los Gigantes, los llamados “La muralla del infierno”, los cuales oscilan entre los 300 y 600 m. de altura acabados en el Océano Atlántico.

3

¡Esto no para! Sigo con mi camino hacia la playa de las Teresitas, la playa más conocida y turística de Santa Cruz, con arena blanca traspasada desde el mismo desierto del Sáhara.

4

Ese día también visité Santa Cruz de Tenerife, la capital de la isla. Quedé fascinada con el Parque García Sanabria, en el que podemos observar esculturas modernistas. ¡Este parque es considerado Bien de Interés Cultural!

 

 

¡Me voy al norte!

Según nos acercamos al norte, el cielo se cubre de nuves y el frío aparece.

Visité el pueblo de Taganana. En él podemos encontrar playa y montaña, carreteras llenas de curvas y muy estrechas, ideales para poner en práctica tus dotes de conducción.

Allí pude contemplar el Roque de las Bodegas mientras observaba sentada en la arena de la playa a un grupo de personas practicando surf en playas que podrían pertenecer al norte de la Península.

5

Esto es parte del Tenerife menos conocido, el que no es solo el Parque Nacional del Teide, del cual no se puede dejar de visitar su paisaje lunar o el propio volcán, al que los habitantes de la isla apodan como “Papá Teide”.

¡Seguiré con mi ruta!

Sonia Sánchez Pastor